julio 14, 2011

HECTOR UMPIERREZ .LOS MOROS DE LA HISTORIA



La tranquera del corral
Abra pa'dentro paisano
No sea que meta la mano
En la cimbra algun bagual
Ya que en el tropel infernal
Se viene la bagualada
Al centro en ronda cerrada
Van a caer en borbollón
Para que elija el patrón
Un moro en la caballada.


Entró un morito pizarra
Haciendo punta en el lote
Tirando al aire algun bote
Como pidiendo las garras.
Como cuerda de guitarra
Vibró en el aire un “trenzao”
Ni bien la armada ha “cerrao”
Del morito sobre el cuello
Quedó al caer sin resuello
Sobre el suelo “embozalao”.


Mostrar al pararse la lengua
Tras de samarrear el coco
Que iba a ser de aquellos pocos
Que suelen parir las yeguas
Y ahí nomas sin darle tregua
Lo sacaron del corrar
Aquel precioso animal
De cola larga y tupida
Y clinera parecida
A un salvaje matorral.


Me gusta por las orejas
Que tienen forma e´ tijera
Como el que montó Rivera
O el Gral. Lavalleja.
Moros que en la Patria Vieja
Traían origen de Arabia
Cuantan que ciego de rabia
Cargó en combate al Toro
Coraje montando un moro
En Arbolito un Saravia.


Y en la historia del camino
Levanta la “polvadera”
Aquel morito que fuera
Del bravo Martín Aquino
Al que una noche el destino
En trampa se lo convierte
Y el morito de su suerte
Que fue su amigo mejor
Encontró en el manedor
La sorpresa de su muerte.


Y dicen que el uruguayo
Caudillo cuando moría
Por su caballo pedía.
“Traiganme a mi caballo”
Después bajo un paraguayo
Sol, que se hunde en lontananza
Un triste cortejo avanza
En un doloroso lloro
Y Ansina gime en el moro
Su amarga desesperanza.


Y entre moros de caudillos
Ahí anda el de Wenceslao
Que dicen que ha derrotado
Al pampero sobre el trillo
Tiene fama ese potrillo
De ganar por ande quiera
Y en fiestas de guitarrones
De mechón y cola atada
Se le vío en las enramadas
“maneao” las noches enteras.


Hasta el gaucho su decoro
Por el ante el indio olvida
Al decirle mi querida
“Te doy volverme mi moro”
De Fierro se fue en su tesoro
Fue su crédito su luz
El gran compañero en sus
Horas de honda desventura
Del moro en la sepulta
Se bajó a rezar por Cruz.


Como el poeta de marras
Tambien estoy en la vida
Con el alma bien prendida
A un moro y a una guitarra
Es bien “azulao” pizarra
El flete de mis desvelos
Rogar con el alma suelo
Pidiendole a Tata Dios
Que al llamar llame a los dos
Pa'dirme a caballo al cielo.


Letra: Hector Umpierrez
Música: Santiago Chalar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada